Información nº 80

¡Feliz día de Calasanz!

Publicación Día de Emaús

¡Feliz día de Calasanz!

Un saludo cariñoso en este nuevo 27 de noviembre.

A los que leéis esta información en medio de las actividades y fiestas del colegio, a los que desde oficinas y despachos lo hacéis posible, a los que rezamos para que el milagro de Calasanz se haga real y nos invada cada día, para que sea compatible con tantas luchas personales e institucionales, para que cuaje como Buena Noticia en cada historia personal de nuestros niños y niñas, de todos los chavales y jóvenes de Emaús.

Como cada año, las músicas y juegos, charlas y celebraciones, disfraces, fiestas y chocolatadas nos acercan a todos al misterio de servir a Dios llenando de contenido la educación. A sentirnos gozosos con nuestra vocación escolapia. Conscientes de que sigue siendo la mejor herramienta para un feliz transcurso de muchas vidas y para transformar la sociedad, para acercarla al Reino de Dios.

¡Enhorabuena! ¡Zorionak! ¡Parabens!

Y como regalo, el link a la publicación de los contenidos del reciente día de Emaús, el pasado 9 de noviembre. La tendremos también pronto en formato papel, en revista. De ella rescatamos hoy la introducción y la infografía con nuestras presencias.

Pincha aquí para descargar la Publicación del Día de Emaús 2019

Pincha aquí para verlo en línea.

DÍA DE EMAÚS EGUNA. Pamplona- Iruña 9 noviembre 2019. Palabras para la presentación.

A la hora de presentar este Día de Emaús, además de agradecer a las gentes de Pamplona-Iruña por todo lo que han preparado, por los esfuerzos y las horas dedicadas, me gustaría recordar a todos los que hoy lo celebran sin poder estar aquí presentes.

Porque se lo impiden motivos de salud, porque tienen que atender ocupaciones en nuestras presencias, o por las razones que sea.

Porque también ellos y ellas celebran hoy el día, lo celebramos juntos, y porque hacen posible que estemos nosotros aquí representándoles. Así que un saludo cariñoso a todos, a todas.

Hoy representamos aquí a nuestras 16 presencias, con toda su riqueza, y quiero recordar a todas, y especialmente a nuestra presencia Mozambicana, que he tenido la suerte de visitar hace unos días junto con Igor, nuestra comunidad de Minheuene, con su 3 religiosos, ya de nuestra provincia; André, Jean de Dieu y Jean Bernard Dialomao, y con todo el resto de agentes escolapios que van dando vida a aquella realidad; monitores/as de la Escolinha, agentes de pastoral de todas las edades, colaboradores en un montón de tareas, que van configurando ya, incipientemente, la Presencia Escolapia Emaús en Mozambique.

Y además de saludarnos y agradecernos, hoy es un día para hacerlo con solemnidad.  Ponernos solemnes. Para llenar de contenido este esfuerzo de todos, y mirar con profundidad lo que celebramos. No es el primer día de Emaús – aunque si de este nuevo cuatrienio –.  Lo celebramos anualmente, y cada 2 cursos con una celebración compartida como esta. Lo hicimos hace 2 años, en Peralta 2017, celebrando el 400 aniversario escolapio, y en 2015 en Bilbao, y en aquel lejano 2013 donde empezábamos a intimar como Emaús…

Y ponernos solemnes alrededor de lo que ha sido también nuestro empeño colectivo en estos últimos 10 meses. En el Proyecto Provincial de Presencia que hemos diseñado entre todos y todas, que hoy ponemos delante del Señor – podremos hacerlo hoy como gesto en la Eucaristía- y que expresa lo que entre todos interpretamos que se nos pide como escolapios, enviados por Calasanz, al servicio del Evangelio en nuestro mundo actual.   

Y nuestro proyecto empieza por una declaración – ya presente como aportación a nuestro último Capítulo – que hoy podemos leer como marco del día:

QUEREMOS TRASFORMAR Y CUIDAR NUESTRAS PRESENCIAS ESCOLAPIAS COMO LUGARES DONDE SEA POSIBLE QUE EL TIEMPO LO VIVAMOS COMO HISTORIA, ACONTECIMIENTO Y PROFECÍA DE SALVACIÓN.

Leer esto al principio de este día me lleva a trascender – decía solemnizar- nuestra realidad, a leerla desde esta clave y pensar:

Que nuestra reunión de hoy, todo el día, además de un encuentro de hermanos y hermanas en torno a un Proyecto compartido, es también la expresión de que nuestra misión y desempeño en cada presencia es un laboratorio del Reino de Dios.

Que nuestros jóvenes – además de todas nuestras percepciones sobre ellos- de sus cualidades y limitaciones, son también profetas de un mundo nuevo.

Que nuestros mayores – miembros de nuestras residencias o comunidades, por encima de sus enfermedades o achaques, son depósitos de sabiduría y experiencia que han hecho posible nuestra Historia.

Que cada día, con sus reuniones y trabajos, sus alegrías y sinsabores es también el Paso del Señor por nuestra vida, la oportunidad para experimentarle y verle vivo.

Y que tantas horas entregadas, de voluntariados y tareas – no siempre fáciles de encontrar sentido- son prácticas de bienaventuranzas, de Mateo 25 “tuve hambre, sed …, estuve desnudo, preso…”

Que nuestro día escriba pues la Historia, que continuemos dando vida a Emaús, que nos dejemos inspirar por la Palabra de Dios en la Vida, y escuchemos que se nos dice: “vuestros hijos e hijas profetizarán, y los jóvenes verán visiones. Nuestros ancianos tendrán sueños…”    (Hechos 2, 17)

GRACIAS, ESKERRIK ASKO, Y QUE DISFRUTEMOS DE EMAÚS. Hoy y el resto del año. Un abrazo.

Y nos unimos hoy en oración agradecida, entre nosotros y nosotras, y con los que lo celebran más lejos y en situaciones de mayor dificultad. Que nos contagiemos la confianza de Calasanz en el Espíritu de Dios.  

Equipo Provincial de Presencia y Congregación Provincial.

Aviso Legal - Política de privacidad
X