Información nº110

DESESCALADA Y ENCUENTRO ESCOLAPIO.

Nos vamos habituando ya a estas palabras que parecían nuevas: desescalada/ fases/ fin del confinamiento/ nueva normalidad… y a las connotaciones y significados que conllevan.  Sabemos que entramos en una nueva etapa después de estos meses históricos y extraños que nos ha tocado vivir y sufrir, acompañando el dolor de muchas personas.

No es que hayamos estado incomunicados ni desunidos. Al contrario, hemos comentado a menudo los lazos que hemos fortalecido, los medios que nos han servido para estar en contacto casi permanente, para hacernos presentes en celebraciones y otros momentos, para fortalecernos como cuerpo, sujeto escolapio, hermanos y hermanas, Fraternidad, Provincia, Emaús.

Tampoco se ha paralizado la vida. Pero sí hemos vivido juntos, juntas, un capítulo especial de la historia. Hemos compartido muchas horas de trabajos y reuniones, celebraciones y momentos entrañables, preocupación por nuestros niños y niñas, por nuestros jóvenes y sus procesos, por el estado de nuestros colegios y proyectos. Y, sobre todo, hemos experimentado el cariño y agradecimiento a nuestros mayores al querer cuidar su salud amenazada, la de nuestros religiosos mayores, la de los familiares y personas ancianas en situaciones más vulnerables. También nos hemos acompañado en el duelo ante la pérdida, los fallecimientos que nos han ido tocando …

Nos han resonado, de manera especial, las noticias que han acontecido en la actualidad más cercana y en el ámbito internacional, la preocupación por las personas más comprometidas, por nuestros hermanos en tierras lejanas… Hemos sentido dolor y algunas heridas que nos marcarán en el futuro.

Nos hemos felicitado por el trabajo bien hecho, responsable, de nuestros equipos en todos los ámbitos, por la creatividad sin límites en lo educativo, en lo pastoral, en la preocupación por extender nuestras ofertas y llegar a los que más difícil lo han tenido. Y por cuidarnos unos a otros, todos y todas. Por ensayar fórmulas para hacernos presentes, para saludarnos y estar “codo a codo” y para organizar algunas visitas conforme se han ido abriendo las posibilidades.

También nuestra Fe, la experiencia de Dios, se ha visto condicionada por los acontecimientos. Expuesta a interrogantes y a la inseguridad, marcada por el miedo y la falta de certezas, golpeada por el dolor y la necesidad de búsqueda. Podemos reconocer que hemos descubierto otros tiempos y espacios nuevos, ensayos y prácticas para profundizar en la oración, y conexiones con ofertas y recursos variados para dinamizarla.

De nuevo, la creatividad que nos ha ayudado a celebrar y compartir con nuestras comunidades; Eucaristías telemáticas, reflexiones on line, Pascua compartida desde casa… Y la sed por buscar mejor al Señor de la Vida, al Señor Jesús que acompaña en los duelos y consuela.

No se nos han aclarado todas las dudas. Nos queda un poso de incertidumbre. Tendremos que estar atentos y continuar dando respuestas. Pero nos toca, como a toda la sociedad, avanzar y cambiar de etapa. Y analizar cómo incorporar las actitudes y medios necesarios para de acompañar, acoger y aprender de esta experiencia.

Como sabéis, muchas de nuestras actividades de verano se van a realizar, pero con modificaciones:  campamentos y actividades con chavales según la normativa de cada territorio, algunos de nuestros encuentros, ejercicios y vacaciones de mayores canceladas, y muchas fechas e iniciativas pospuestas o adaptadas a la situación.

Por eso, creemos que en estos momentos en que preparamos el calendario y la programación del próximo curso, podemos darnos la oportunidad de encontrarnos – con las medidas oportunas- para iniciar este nuevo tiempo, este verano, con un espacio en el que saludarnos presencialmente, rezar y compartir sentimientos, pensamientos y actitudes hacia el futuro.

Con este objetivo, os invitamos a participar en alguno de los encuentros escolapios que detallamos a continuación:

  • Sábado 27 de junio en Granada (Genil)
  • Sábado 4 de julio en Zaragoza, (Cristo Rey)
  • Domingo 5 de julio en Logroño.

Encuentros sencillos que nos den la oportunidad de significar el momento, en los que las personas que estemos presencialmente os representamos a las que por diferentes motivos no podáis acudir.

Encuentros abiertos a los que en cada Presencia os parezca oportuno. Pero NO masivos ni generales. Ya habrá tiempo de otro día de Emaús o similar. Ojalá sí para que haya una representación de nuestras Comunidades Cristianas Escolapias; religiosos, escolapios laicos/as, familias de la Fraternidad que lo consideréis oportuno, y miembros de los equipos de misión compartida, etc …

Ofrecemos un horario base que podemos enriquecer entre todos. Buscaremos la manera de cuidar y guardar las normas sanitarias pertinentes.

  • 10,30h. Encuentro y dinámica compartir. “Qué hemos vivido y qué nos ha hecho aprender”
  • 12,00h. Eucaristía.
  • 14,00h. Comida compartida.

Para la organización os pedimos a los Coordinadores de Presencia que penséis cómo articular la invitación – evidentemente NO es masiva sino representativa, y atendiendo a las posibilidades de cada lugar-, y vayáis recogiendo los datos de asistencia. (somos conscientes de que tendremos que jugar con los aforos y posibilidades de los tres lugares en los que proponemos los encuentros. Os comunicaremos el aforo de cada lugar). También cabe la posibilidad de acudir a uno de los momentos, por ejemplo, hasta la Eucaristía y no quedarse a la comida. Lo que os parezca más conveniente, según vuestras posibilidades. Le vamos dando forma entre todos.

Y que continuemos colaborando, no solo en lo relativo a esta convocatoria, sino en los pasos futuros y en la reflexión sobre lo que hemos vivido y lo que hemos aprendido para construir un futuro mejor entre todos y todas.

Un abrazo.

                            Equipo Provincial de Presencia y Congregación Provincial.     

Descarga el PDF de la INFO 110

Aviso Legal - Política de privacidad
X