Vive con valentía ante los retos y los momentos más difíciles. Pon más amor donde hay más obstáculo, más riesgo y más duda.

Vive con libertad y autenticidad quién eres.  Compártete desde la verdad, sin reservas y sin máscaras.

Vive acogiendo a todas las personas: sin egoísmos, sin rencores, sin sospechas.

Vive saludablemente, libre de vicios, dependencias o malas costumbres. Vive lleno de vida.

Vive en compañía: de tu familia, de tu grupo, de tus amistades. Porque la vida compartida con otros se multiplica.

Vive dando vida. Ofreciendo generosamente lo que tienes y lo que eres, para multiplicar la vida en otros.

Vive ¡Porque Jesús vive y te quiere vivo/a!

Pues sí, tu Amigo Jesús vive y se hace presente para ayudarte en este desafío, este año y para toda la vida si tú quieres. No es solo un buen hombre del pasado, no es un solo un ejemplo de vida, … ¡Jesús es el Resucitado! ¡Jesús vive! Seguramente este es el gran reto del curso: descubrir y experimentar lo maravilloso de esta Buena Noticia.  Te invitamos a que pongas todo tu empeño en buscar y dejarte encontrar por Jesús vivo, porque Él es el gran maestro de la VIDA. No te lo pierdas, no renuncies a vivir intensamente este curso, empieza desde ya y no desaproveches ninguna oportunidad. En las palabras de la agenda que tienes en tus manos, en las caras nuevas de las personas que te encuentres, en tantas cosas nuevas que vas a aprender este año, en  las personas que te cuidan y te quieren, en la naturaleza, en el silencio, en las invitaciones y propuestas, en las clases, en las convivencias, en el “¡Buenos días!” de cada mañana…¿Es posible que alguien no quiera llenarse de vida, de su VIDA?

Ese es el lema de nuestro curso escolar, un curso que será único e irrepetible. Espero que te sientas muy feliz por esta oportunidad poder vivir todo lo que tienes por delante.

Además de tantos anhelos que tú traes contigo; este año te proponemos que comiences el curso planteándote un desafío: ¡Vive!

Quizá en un principio te parezca un desafío fácil, pero vas a ver que puede ser el inicio de una gran aventura, de un hermoso viaje si te lo tomas en serio:

Vive cada día con entusiasmo, esperanza, generosidad y sin miedo. Que cada día sea un feliz día.

Vive agradeciendo el momento presente, no desde el sofá ni desde una pantalla; sino disfrutando de las personas que tienes a tu lado, de la conversación y de la mirada que te regalan.

Vive prestando atención y cuidando la vida, especialmente la de cada una de las personas.

Vives en el pan roto y compartido.
Vives en la copa redonda de vino.

Banquete de pobres. Botín de mendigos.
Compañero fiel, amigo entre amigos.

Vestido de vientos y sol de domingo,
moreno de viñas, y hermoso de trigos.

Muerto por los hombres y en los hombres vivo.
Cuando nos juntamos te abrimos camino
y vienes y pasas alegre y activo
por todas las cosas, por todos los sitios.

Cantamos tu muerte: el definitivo
triunfo de la vida por mundos y siglos.

Cantamos la muerte fatal destino.
Cantamos la fiesta final del sentido.

Vives en el pan roto y compartido.
Vives en la copa redonda de vino.

Víctor Manuel Arbeloa

¿Por qué Vive?

Aviso Legal - Política de privacidad
X